lunes, 1 de junio de 2009

¿Qué adaptaciones tienen los mamíferos al agua?

Pese a que los mamíferos en un principio eran animales terrestres, el retorno al medio acuático les ha influido en muchos aspectos de sus vidas. Sus comportamientos se han visto afectados, así como su reproducción que ha sufrido pequeñas variaciones, por ejemplo en la lactación.
No obstante, las adaptaciones más evidentes a la vida en el agua son las adaptaciones anatómicas.


Adaptaciones de sus cuerpos

Los mamíferos marinos, (cetáceos, como las ballenas o las orcas, y sirénidos, como el manatí), han adquirido unas formas hidrodinámicas, es decir, cuerpos pisciformes, parecidos a los peces,dotados de aletas.


Las extremidades originales de los mamíferos terrestres y la cola se han transformado en las aletas. Las extremidades anteriores han dado lugar a las aletas pectorales. La cola ha dado lugar a la poderosa aleta caudal.



Los mamíferos no marinos que viven en el agua no han llegado a tales extremos, pero también muestran unas adaptaciones en su anatomía. Así, por ejemplo, el ornitorrinco o el castor, tienen una cola aplanada con clara forma hidrodinámica.

Desaparición del pelaje

La mayoría de mamíferos marinos han sufrido también la reducción de pelos hasta casi desaparecer por completo, tal y como sucede en cetáceos (delfines y similares) y en los manatíes como adaptación a la natación.

La presencia de muchos pelos por todo el cuerpo les supondría un elemento de resistencia al
desplazamiento
.

Adaptación del pelaje

Sin embargo, los mamíferos no marinos de hábitos acuáticos, como la nutria, no es que no hayan perdido el pelo, sino que el pelaje por si sólo constituye otra adaptación de estos mamíferos a la vida en el agua. Ciertos mamíferos marinos como la nutria marina tampoco no ha perdido el pelaje y le dan la misma función que le da la nutria común; el pelaje en todos ellos actúa como aislante del agua.

Adquisición de un potente sistema respiratorio

En general, cualquier mamífero relacionado con el agua, y, especialmente, los mamíferos marinos pese a que viven en el agua y permanecen mucho tiempo bajo ella, en inmersión, no pueden respirar a través de ella, porque cualquier mamífero, sin excepción, tiene respiración pulmonar. Es decir, que necesitan salir hacia la superficie para respirar.


Todos los mamíferos poseen un sistema respiratorio muy eficaz, que oxigena muy bien la sangre, gracias a la estructura alveolar de su sistema respiratorio y que les ha permitido ser homeotermos. Pero este mismo sistema respiratorio, en los mamíferos acuáticos, también les ha permitido permanecer mucho tiempo sin coger aire, ya que la superficie de oxigenación de la sangre (o de hematosis), es decir, la superficie alveolar en los mamíferos es superior a la de los otros animales.

Los mamíferos acuáticos tienen un diafragma que se sitúa oblicuamente respecto a la columna vertebral y que permite aumentar un poco su capacidad pulmonar.

No obstante, su estrategia para resistir largos periodos bajo el agua no se basa en coger grandes cantidades d
e aire, más bien sucede lo contrario. Los mamíferos marinos cuando van a realizar una inmersión, expulsan grandes cantidades de aire como adaptación destinada a evitar la embolia gaseosa, que se produce cuando un animal desciende a gran profundidad bajo el agua.

Gracias a su sistema respiratorio potente, cogiendo la misma cantidad de aire que el resto de mamíferos, los mamíferos marinos pueden permanecer mucho más tiempo bajo el agua.

Adaptaciones en la reproducción

La adaptación de los mamíferos a la lactancia ha supuesto el desarrollo de unos labios capaces de hacer el vacío para minimizar las pérdidas de leche. No obstante, los cetáceos, como los delfines, no tienen labios por lo que el sistema de toma de la leche es distinto. Ellos dan suaves golpecitos a las mamas hasta que se produce la expulsión fuerte de la leche, que en su caso está muy concentrada para que no se disperse tan fácilmente en el medio acuático en el que viven estos animales.

¿Por qué los mamíferos marinos tienen más adaptaciones al agua?


Los mamíferos marinos han adquirido más adaptaciones para la vida en el agua que el resto de mamíferos relacionados con el medio acuático. El motivo que explica esto se basa en que la mayoría de mamíferos acuáticos no marinos, todavía mantienen una relación con la tierra. Es decir, estrictamente, los mamíferos acuáticos de agua dulce son mamíferos anfibios y no acuáticos.
Por lo que la mayoría de mamíferos de hábitos anfibios son de agua dulce. Existen pocos casos de mamíferos marinos anfibios: los pinnípedos, como la
foca común o bien el lobo marino o león marino y pocas especies más, ya que las especias marinas se han visto obligadas a independizarse mucho más del medio terrestre como consecuencia de las grandes dimensiones de los océanos.

Por lo tanto, los mamíferos marinos tie
nen más adaptaciones que el resto de los mamíferos acuáticos, porque en realidad son los mamíferos marinos, y no todos, los únicos mamíferos verdaderamente acuáticos.

Hay pocos mamíferos acuáticos, es decir, abundan los terrestres, porque originalmente los mamíferos eran todos de hábitos terrestres, después de pasar por un periodo evolutivo de adaptación de la vida en el agua a la vida a la tierra, iniciado por los anfibios.


¿Qué mamífero no marino tiene más adaptaciones para la vida en el agua?

El ornitorrinco es uno de los mamíferos no marinos que más adaptaciones muestra su cuerpo a la vida en el agua: extremidades palmeadas, presencia de pelo muy fino, presencia de un pliegue de piel que tapa el oído y los ojos cuando se sumerge, posesión de una cola aplanada con clara forma hidrodinámica, etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada